Valor Compartido: un verdadero vínculo empresa-sociedad

Valor Compartido: un verdadero vínculo empresa-sociedad

En el país ya se habla en diferentes espacios de Valor Compartido, concepto vinculado a la generación de valor por parte de las empresas, que fue acuñado y ha sido desarrollado por Michael E. Porter y Mark R. Kramer, ambos docentes de la Universidad de Harvard.

En sus planteamientos los profesores de Harvard reconocen que en la actualidad las empresas continúan teniendo un enfoque anticuado en cuanto a la creación de valor, “siguen teniendo una visión estrecha de la creación de valor, optimizando el desempeño financiero de corto plazo dentro de una burbuja, mientras pasan por alto las necesidades más importantes de los clientes e ignoran las influencias más amplias que determinan su éxito a largo plazo”.

De acuerdo a los creadores, es importante marcar una distancia con la Responsabilidad Social Empresarial: “la creación de valor compartido (CVC) debería reemplazar a la responsabilidad social corporativa (RSC) como guía de las inversiones de las empresas en sus comunidades. Los programas de RSC se enfocan principalmente en la reputación y solo tienen una conexión limitada con el negocio, haciendo que sean difíciles de justificar y mantener en el largo plazo. En cambio la CVC es parte integral de rentabilidad y la posición competitiva de la empresa”.

Debido a la carencia de una visión más amplia en cuanto a la generación de valor compartido, Porter y Kramer señalan que es indispensable que las empresas asuman el liderazgo para unir los negocios con la sociedad. En ese sentido ya hay empresas pioneras como General Electric, Google, IBM, Intel, Johnson & Johnson, Unilever, Walmart y Nestlé, que han asumido el reto y han comprendido que generar valor compartido es un gana-gana para las empresas y para la sociedad. Aunque aún hay desafíos, se ha asumido la actitud y se le ha dado vida al concepto.

El valor compartido no es una repartición o redistribución del valor ya creado. Tampoco una política de Responsabilidad Social, para la cual los problemas sociales están en la periferia y no en el centro de la generación de valor. Las empresas que han visto los beneficios de generar valor compartido han entendido que los problemas sociales terminan generando costos internos y que el abordaje de las limitaciones y las carencias sociales no necesariamente les generan costos extras. Crear valor compartido es una excelente oportunidad para volver a legitimarlas.

La pregunta natural que surge en el empresario es ¿Cómo se crea el valor compartido? De acuerdo a Porter y Kramer hay tres formas concretas de generarlo:

  1. Reconcibiendo productos y mercados.
  2. Redefiniendo la productividad de la cadena de valor
  3. Construyendo clusters de apoyo para el sector en torno a las instalaciones de la empresa.

Un ejemplo de la reconceptuación de productos lo están dando las empresas de la industria alimenticia que antes estuvieron enfocadas en el sabor y el tamaño de los productos y ahora están enfocadas en una mejor nutrición.

Nestlé supo comprender las necesidades de sus proveedores en zonas empobrecidas de África y América Latina y con su producto Nespresso fortaleció el cluster de los productores de café, apoyándolos en el fortalecimiento de sus cooperativas productivas y en el acceso de insumos agrícolas que permitió la producción de granos de mejor calidad. Esto le permitió a Nestlé brindar a sus clientes un café Premium, que incidió en un aumento de sus ventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *