Confirmaciones de lectura: una buena práctica en la comunicación laboral

Confirmaciones de lectura: una buena práctica en la comunicación laboral

Durante la crisis sanitaria, los chats se han vuelto una herramienta esencial para la comunicación en distintos sectores laborales. Sin embargo, todavía hay prácticas que son necesarias mejorar para no afectar negativamente el flujo de trabajo y conservar el respeto en las relaciones interpersonales.

 

Escrito por: Duglas Rodas

Es un día corrido en la oficina. Para que los procesos avancen, necesitas la retroalimentación de tu colega y le envías un mensaje de texto. Pasan los minutos, ¡ya casi es hora de almuerzo y no recibes respuesta! ¿Tendrá una agenda ocupada? No lo sabes, y te das cuenta de que tiene desactivadas las confirmaciones de lectura.

Ves que está en línea, ¿leyó tu mensaje o se ha desentendido de él? Las confirmaciones de lectura, cuando están activadas, te permiten tener una referencia del tiempo en que la persona podría tomarse en enviar esa respuesta que necesitas.

Por ello, esta práctica genera confianza en la relación. Si tu colega ha desactivado “el visto”, sabes que en cualquier momento podría darte una excusa o da cabida a interpretar que no le interesó responderte.

Las confirmaciones de lectura influyen en la comunicación en el ámbito laboral. ¡Actívalas! Esto permitirá un mejor flujo de la información y fortalecerá la confianza en tus relaciones interpersonales

Grupos focales para la nueva normalidad

En la investigación cualitativa de mercados los grupos focales son una de las herramientas más comunes para conocer las percepciones de los consumidores. Han sido utilizados por marcas, agencias de publicidad o consultores de comunicación para obtener información de valor sobre el tópico que se desea abordar. Tradicionalmente se han hecho de forma presencial, pero la nueva normalidad plantea el reto de hacerlos de forma virtual.

agencia de investigacion

Escrito por: Rubén Mejía

Un grupo focal exitoso es la suma de diferentes elementos que manejados de la forma correcta nos permitirá obtener la información deseada. Aunque esto sigue siendo válido para la experiencia virtual, hay cambios que es indispensable implementar porque, aunque la metodología es la misma, la herramienta utilizada para implementarla es diferente. Apenas estamos empezando a descubrir virtudes y limitaciones de las reuniones virtuales.

Para tener un grupo focal exitoso es recomendable:

  • Reducir el tiempo de duración de la sesión a 1 hora u 1 hora 15 minutos como máximo, pues está comprobado que las reuniones virtuales cansan más rápidamente a la gente y su foco de atención se pierde.
  • Contar una guía de conversación precisa, bien pensada y clara, que permita abordar los temas importantes en el menor tiempo posible. El reclutamiento de los participantes exige un altísimo nivel de precisión.

La moderación requiere un esfuerzo mayor que en una sesión presencial, pues resulta clave mantener la atención de los participantes, regular adecuadamente las intervenciones de manera que la participación sea equilibrada, profundizar en los temas sin afectar el tiempo de duración de la sesión y redoblar la concentración para que no se escape información de valor. Se dice fácil, pero es un reto complejo que requiere experiencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *