Tres buenas prácticas para una comunicación efectiva

Tres buenas prácticas para una comunicación efectiva

Los mejores comunicadores tienden a ser mejores líderes. La capacidad que ellos tienen para contagiar su entusiasmo y confianza en las metas, se traduce normalmente en mayor participación y esfuerzo de los seguidores. Esa capacidad de comunicarse requiere constante esfuerzo para mantenerse vigente y ampliar su círculo de influencia

Klara Klaro Comunicacion

Escrito por: Klara Campos

Gerente general

Los estudiosos de los negocios y el liderazgo admiten la eficacia del modelo AIMaudiencia, intención y mensaje – estructurado por las expertas en comunicación empresarial Mary Munter y Lynn Russell. Este señala la importancia de saber primero con quién se habla, qué reacción se espera inducirle y por tanto, en tercer lugar, qué y cómo se le debe comunicar. 

Sintetizando: para que un mensaje sea captado en tu totalidad, lo primero es saber quién y cómo lo puede atender, aprehender y asimilar. Un experto en altas finanzas y un trabajador informal usan diferentes códigos en su comunicación; conocerlos y aplicarlos define desde la atención hasta la interpretación

Y derivado de esta primera idea, viene el desarrollo de la intención: un mensaje claro, basado en intereses de quien recibe el mensaje, contextualiza y permite la captación y aceptación de lo que un bien líder espera comunicar

Por último, el mensaje en sí: si ya sabemos con quién vamos a comunicarnos y qué idea de fondo queremos compartir, la forma, los componentes y los detalles que den tono, intención, ritmo y capacidad de influencia, forman la última parte de esta fórmula simple pero necesariamente trabajada que emplea una comunicación eficaz y eficiente

Comuníquese siempre con claridad, entusiasmo y precisión. Eso alimenta el ánimo y potencia las capacidades de los equipos. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *