Creer para crear

Creer para crear

Cada persona y artista establece un proceso creativo personal. Hay quienes tienen una libreta de ideas, un lugar específico para pensar, un ritual estructurado o desde el teléfono mismo. Lo cierto es que, como todo proceso, cumple con ciertos pasos para su desarrollo y efectiva ejecución.

diseño

Escrito por: Juan Colorado

Por eso es importante la constante recopilación de información, prestar atención y conocer el mapa de información en el que nos situamos. A mayor preparación, mayor profundización de un tema. Se trata de alistar el terreno en el que vamos a jugar más tarde.

Muchas ideas nacen en el aburrimiento, en los descansos y momentos de automatización: aquí es donde la memoria toma protagonismo. Por ello, es de suma importancia nutrirse de estímulos para la fertilidad creativa, abandonar el miedo a equivocarse y dar la bienvenida a la libertad, la novedad y el ingenio.

Las flores no crecen en una bóveda y es imperativo no guardar las ideas para ese proyecto idílico. Mientas más se ejercite el proceso creativo, más y mejores ideas se sumarán al portafolio. Es importante tomar en cuenta que enfocarse con demasiada intensidad en el proceso y los resultados puede lastimar el producto final.

La mejor fórmula para cultivar el proceso personal es ejecutar, dejarse llevar, confiar en los institnos y saltar al abismo. A fin de cuentas, para crear también es importante creer. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *