Evolución de los procesos de producción gráfica

Evolución de los procesos de producción gráfica

Recuerdo aquellos tiempos en los que me inicié en esta bendita carrera del diseño gráfi­co, con muchos deseos de entrar en el negocio de la publicidad y con la idea de que, con la habilidad que tenía para el dibujo artístico, podría trabajar para una gran agencia de publicidad.

Publicidad

Escrito por: Mauricio Santos

Como en todo, tuve un proceso de aprendizaje en la elaboración de bocetos, reproducción de logotipos y preparación de artes finales. Todo esto se hacía de una forma manual, en mesas de dibujo y con la utilización de equipo técnico como reglas, escuadras, rapidógrafos, etc., ya que aún no existía el equipo tecnológico ni las aplicaciones que conocemos hoy en día.

Hacer un arte final para un material impreso era realmente “un arte”. Cortar, pegar y alinear un texto, cortar a mano una fotografía, hacer una separación de color en camisas de película Herculene, requerían mucha destreza y el trabajo final impreso evidenciaba la capacidad y expertise del arte­nalista.

Había ilustradores quienes, utilizando diferentes técnicas, entre ellas la del aerógrafo, creaban verdaderas obras de arte y eran muy cotizados en la industria grá­fica.

Fue un reto para los artistas grá­ficos dar ese salto a la tecnología. Quienes no lo hicieron se quedaron en el medio artístico; quienes lo hicimos, logramos combinar la experiencia adquirida con las innovaciones tecnológicas que surgieron para la industria.

Gracias a los equipos digitales, a la creación de aplicaciones de diseño, diagramación y edición de fotografías, los procesos son más rápidos. Lo que antes podía llevar medio día de trabajo, ahora lo podemos hacer en unos minutos, lo cual permite brindar al cliente propuestas visuales de una mejor calidad en el menor tiempo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *