La sociedad líquida

La sociedad líquida

Vivimos en la sociedad de lo instantáneo y lo fugaz. Pareciera que el crecimiento poblacional ha hecho que los 5 minutos de fama a los que cada quien tenía derecho se han esfumado y convertido en 10 segundos, o quizás menos. Pero ello no es culpa del desmedido crecimiento demográfico. No, este fenómeno se debe a que nuestro cerebro se acostumbra cada vez más y se vuelve adicto al click de la computadora, el celular o la Tablet.

agencia de investigacion

Escrito por: Rubén Mejía

Hace poco se volvió viral una ciudadana colombiana que decía ser un portal intergaláctico y que eso le permitía entender y hablar idioma alienígena. Proliferaron sus tik toks, no faltaron los memes e incluso ella ofrecía, por 85 dólares, clases para aprender a interpretar esas “frecuencias energéticas interactivas”. Su “popularidad” ya pasó y terminó siendo, como decimos los guatemaltecos, llamarada de tuzas.

Sí dejamos a un lado lo pintoresco de este caso, la pregunta es ¿qué nos hace consumir estos contenidos hasta volverlos tendencia? La pregunta puede tener como mínimo dos respuestas: 1. Vivimos en una sociedad líquida que se difumina con extrema facilidad y 2. La realidad diaria puede resultar tan agobiante que es necesario evadirse, desconectarse y esto crea la paradoja “me conecto para desconectarme”.

Al parecer existe una tendencia de los nativos digitales, no solo a consumir entretenimiento a través de las redes sociales, sino que también a “informarse” por medio de ellas. De acuerdo al Digital News Report elaborado por el Instituto Reuters y traducido por la fundación Gabo: “…en 12 mercados estudiados el 39% de los nativos sociales (18-24) utilizan las redes como principal fuente de información”. Este reporte indica que en el caso de España la cifra sube a un 47%.

El riesgo del dato anterior es que los contenidos “informativos” se consumen crudos, sin que se contrasten con otras fuentes y debido a ello se termina creyendo y compartiendo noticias falsas y eso es algo que saben los que las propagan. La solución de este problema es compleja. No se trata solo de hacer un llamado a contrastar y corroborar la información que circula en las redes. Es necesario salir del analfabetismo digital en el que navegamos. Comparto estas reflexiones para estimular la discusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *